viernes, 4 de octubre de 2013

La despedida que no quise


Saber amar es abrir la jaula y tener el valor de no mirar el cielo.

Hay maneras y maneras de vivir, como las hay de morir.
No podemos imaginar cómo morir porque nadie lo quiere.
Solo se nos ocurre vivir.
Vivir es lo más seguro que tenemos.
El cuerpo, ese que tenemos, es el que marca el ritmo, el tiempo, el principio y el fin.
Con más o menos responsabilidad con él.
Escuchándolo o no. 
Descifrando sus mensajes o no.
Yendo de la mano de él o no.
De nosotros depende el amor, la compasión, el entendimiento y el perdón.
Toda el agua que tenemos adentro pueden irse por miles de conductos.
En casos, el agua se va por los ojos en forma de lágrimas.
Las lágrimas son como un sangrado imparable, cuando se te va alguien para amar en vida.
Cuando la tristeza ocupa absolutamente todas tus visiones.
La tristeza puede ser tan grande que ni mirando a todo nuestro alrededor podremos verla.
Me duele dejarte en el tiempo.
Me duele que no envejezcamos juntos.
Me duele tu acto de amor de madre no terminado.
Me duele tu dolor.
Me duele, todo me duele.
No le pongo nombre a los sentimientos, pero sí imágenes.
No le pongo pared a los momentos más felices, pero sí observo la historia que es nuestra.
Te voy a extrañar por toda la eternidad porque tus manos son eternidad.
Cuando me vaya quizás te vea.
Cuando me vaya quiero verte.
Cuando me vaya, como nos iremos todos, espero dejar el dolor en la tierra.
En el cielo, en otra dimensión, abajo, a los costados o donde sea, espero correr y verte.
Reírnos por volver a tenernos.
Saber que todo fue real. 
Confirmar todo.
Verte una vez más, con eso podría validar tanta desdicha.
Te vi amarme.
Nos vi amarnos.
Me vi amándote.
Nos amamos y los dos lo sabemos.
Nos entendíamos sin entendernos y nos veíamos sin vernos. Como hasta hoy.
Lo que nos pasa es nuestro.
Vos, yo, nosotros. 
El resto, el universo, la vida y nuestro amor.
Todo lo más hermoso que me diste fue haberte tenido.

Yo, tu Mar, tu cielo y tu espera.

28 de septiembre de 2013

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Sos increible!! Me encanto tus palabras. Te felicito por ser un hombre tan inteligente y capaz! TE QUIERO AMIGO.

Anónimo dijo...

El ser más dulce, las palabras simples y profundas colmadas de amor. Te quiero Tincho... ni un sólo dolor más quiero para tu corazón. Sil

Ani Peckyta dijo...

sin palabras me dejaste... solo emocion... te abrazo fuerte a la distancia...

Beatriz dijo...

re lindo Martin, me quede sin aliento, cuanto amor y reconocimiento. te mando un beso

Pia Gonzalez dijo...

Amor aunq ya lo habia leido m volvi a emocionar xq siento lo mismo te amo hermano mi chiquito! Pia

Anónimo dijo...

HERMOSO TINCHO Q PALABRAS JUSTAS¡¡¡¡ AUNQ YA LO LEI ES IMPOSIBLE NO VOLVER A EMOCIONARME¡¡¡ UN BSO. VERO PALERMO

Alicia Subira dijo...

Se me hizo un nudo en el garganta. Que tiernas y lindas palabras.puro amor, estoy segura se verán en la eternidad, por todo el Amor que se tenían era infinitoooo!amor puro te quiero mi querido amigo del alma...