miércoles, 20 de enero de 2010

Ruego



Ruego por el despertar de mis minutos, para que acompañen la conciencia que mantengo y puedo creer.

Ruego por la desaparición del dolor interno, poder huír de la desgracia, apartarla del parpadeo inevitable.

Ruego por la vigencia divina, la que hace que sienta, que recorre mis estados más altos, lo más bajos también.

Ruego por la unión de la sangre elevada hacia un norte cálido donde el miedo se me vuelve invisible.

Ruego por quienes crean, porque quienes velan, por quienes merecen la dirección de mi tiempo.

Ruego noches de tactos sucios y andares externos, transmitiendo por la boca el deseo libre.

Ruego por el riego de semillas que acumulen la visión de los que no pueden comunicar la verdad.

Ruego por las apariciones que al volver por el camino de siempre, se presentan en forma de escalera curva.

Ruego que todos mis ruegos habiten con luz en la comunidad endeble de atajos largos y que al terminar mi pausa, me esperen las esperas que siempre esperé en forma de mujer y calzarme la realidad donde más a gusto esté.

Martín G.R.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¡¡Estoy flipada... me ha encantado y es precioso!!
Desde España te doy las gracias por hacerme un ratito super agradable...

Mar.

Carito Guapa dijo...

Amen, muy bonito.